Ochavos y jabalís

Familia. Caproidae

Cuerpo alto o muy alto, subromboidal, comprimido y cubierto de escamas ctenoideas. La cabeza es prominente, de forma cónica y de perfil cóncavo. Los ojos son grandes y redondos. Una aleta dorsal con siete a nueve espinas y una segunda porción blanda. Aleta caudal redondeada.

Capros aper (Linnaeus, 1758)
– Ochavo- / Código 3-Alfa: BOC

Cabeza con perfil cóncavo. La boca es pequeña, prominente y muy protráctil. Rostro tan largo o más que el diámetro ocular. Los radios espinosos de la dorsal bastante más largos que los blandos. Tono rojizo con tres bandas transversales también rojizas. Los extremos de las aletas dorsal, ventral y caudal diferenciados en rojo intenso.

La traducción del nombre científico es “cabra jabalí”. El género viene del latín capra -cabra- y el epíteto específico aper significa “jabalí”. Si jugamos un poco con la imaginación comprobaremos cierto parecido entre el perfil de su cabeza y el de una cabra. Como también lo hay entre la silueta de su cuerpo y la de un jabalí. El término “ochavo” hace referencia, por su forma discoidal, al parecido con la antigua moneda del mismo nombre: el ochavo de dos maravedíes de Felipe II. Sin embargo, también puede explicarse el uso de este término por su silueta, con origen en el término latino octavus que significa “octogonal”. Son bien conocidos por los barcos de arrastre, ya que forma cardúmenes tan grandes que pueden llegar a reflotar el copo y causar la pérdida del lance.

Antigonia capros Lowe, 1843
– Pez jabalí- / Código 3-Alfa: ZAC

Cuerpo romboidal y muy elevado, casi tan alto como largo. Cabeza con perfil cóncavo y el rostro más corto que el diámetro ocular. Boca terminal, pequeña y oblicua. Aleta dorsal con siete a ocho radios espinosos (el tercero muy desarrollado) seguida de 32-34 radios blandos. Anal con tres espinas y 22-24 radios. Tono rojizo con tres bandas transversales más oscuras a la altura del ojo, a mitad del cuerpo y sobre la base de la aleta caudal. Las aletas son, a menudo, blanquecinas.

Fotografía cedida por Juan Hernández

 

 

El género tiene origen incierto pero cabe especular con la posibilidad de que signifique “ancestro anterior”, del griego goneus – ancestro- y el prefijo anti –anterior-. Esta hipótesis se explicaría al haber servido esta especie para agrupar en un género nuevo otros géneros hasta el momento sin afinidad. El epíteto específico significa “cabra” y proviene de la relación confamiliar de esta especie con el género Capros. El nombre común es “jabalí”, en alusión a cierto parecido existente entre el perfil de su cabeza y la silueta de su cuerpo con la forma de un jabalí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.