Peces loro

Familia. Scaridae

Cuerpo ovalado y cubierto de escamas cicloides bastante grandes. Espacio interorbital casi plano. La boca es terminal y los dientes se fusionan para formar sólidas placas cortantes. Presentan una sola aleta dorsal muy larga y espinosa en su primera porción. La aleta caudal es truncada o puede estar ligeramente redondeada. Librea colorida y llamativa.

Aunque son moradores habituales de mares cálidos tropicales, podemos encontrar una especie en nuestras aguas. Son conocidos como “peces loro” por la forma del hocico que recuerda al pico del ave. No obstante, el término scarido viene de skaros, que en griego antiguo significaba “pastar”. El origen de esta denominación estaría en la presencia de unos potentes dientes faríngeos, tipo muelas, que presenta Sparisoma cretense y que transforman la comida en una pulpa antes de entrar al sistema digestivo. Por ello, Aristóteles pensó que se trataba del único pez que masticaba como un rumiante o de pasto.

Sparisoma cretense (Linnaeus, 1758)
–Vieja colorada- / Código 3-Alfa: PRR

Especie con fuerte dimorfismo sexual. Los machos presentan una librea de color marrón grisáceo y con el borde de las aletas orlado en tono rojizo. Las hembras son más llamativas, merced a un vivo color rojo dominante. Éstas, también presentan las aletas pectorales de color gris, como la gran mancha que se extiende por detrás de la cabeza, y tienen una segunda mancha amarillenta sobre el pedúnculo caudal.

El nombre genérico viene del griego soma –cuerpo- y el prefijo de origen incierto spar. Quizás aluda este nombre al parecido de la especie tipo del género (Sparisoma chrysopterum) con la forma de los espáridos. El epíteto específico significa –de Creta-, mediante el sufijo –ensis -perteneciente a lugar-, ya que Creta es la localidad tipo. El término “vieja” se debe a que, según explica San Isidro (año 630), “es el único pez que rumia el alimento”, y alude al parecido razonable con la forma de masticar de las personas mayores que han perdido los dientes. El adjetivo «colorada» hace referencia al llamativo color de las hembras. Estaríamos ante una de las primeras especies exóticas introducidas por el hombre, ya que Tiberio Julio César Augusto mandó capturar un gran número de ellos y durante cinco años, a principio del S.I, se estuvieron soltando en las costas de Italia.